viernes, 3 de octubre de 2014

Un amor para Rebeca

Cuando se pone punto y final a una novela, se percibe una sensación extraña. Es como si dejara de formar parte de ti para convertirse en algo autónomo e independiente.
Han sido varias fases, como bien saben aquellos que invierten parte de su tiempo en escribir historias. Para mí era la segunda vez, y reconozco que fue mucho más fácil que la primera, y los apoyos más numerosos.

Siempre me ha fascinado Escocia, tal vez sea porque, aunque está lejos (no tanto), su paisaje y su folclore tienen cierta similitud con mi región: Asturias. Por eso, desde hace muchos años, soy aficionada a su música y a la literatura que desarrolla historias en esas tierras de lagos profundos y cielos plomizos.
Fue al descubrir a un grupo de música tribal escocesa, Albannach, cuando comenzó a germinar Un amor para Rebeca.
El proyecto me cautivó.

Sin embargo, quería que fuera una novela contemporánea, ya que casi todo lo que se escribe sobre Escocia se desarrolla en la época de los clanes.
Pero las Highlands aún existen en Escocia y, por ende, también los highlanders. 
Llegó el momento de ser creativos.
Y una vez más yo quería hacer algo diferente, que combinara las reminiscencias del pasado con las percepciones del presente.

Esta fue, sin duda, la parte más delicada, llegar a conocer de qué manera influye en la vida actual los acontecimientos del pasado, un pasado turbulento que condenó a esta vieja nación a resurgir de las cenizas del hambre y de la muerte.

Hace algo más de doscientos años, la vida social, cultural y política de Escocia estaba regida por el sistema de clanes, una forma de vida que se vio condenada a desaparecer después del último y fracasado enfrentamiento con las tropas británicas en 1746, al cual siguió una época de represión brutal por parte del ejército de su majestad, Jorge II, contra los rebeldes e insumisos escoceses. Este fue el punto de partida de viejos rencores que, aún hoy en día, perviven en parte de la sociedad escocesa, esa parte -cuarenta y cinco por ciento- que estaba dispuesta a sacrificar su bienestar social y económico en favor de la independencia del Reino Unido.

Durante los últimos meses, el debate sobre el referéndum escocés ha estado en los Medios casi a diario, pero realmente no son muchos los que conocen el trasfondo histórico-político que ha empujado a la opción secesionista. 
No voy a entrar en cuestiones políticas, cada cual que investigue y saque sus propias conclusiones. Pero los resultados ya los conocemos.

Albannach  tribal band
Tuve la oportunidad de debatir con Jamesie Johnston (tercero por la izquierda), componente de Albannach (un grupo bastante reivindicativo y a favor de la independencia, todo hay que decirlo), acerca de lo que piensa el común de los mortales hoy en día en Escocia sobre aquellos sucesos.  Los escoceses son gente muy agradable, simpática y abierta, pero estos temas se deben tratar con ellos con extrema delicadeza. 
Como imaginaba,  la población está dividida entre los que darían cualquier cosa por romper el vínculo que los mantiene atados al Reino Unido, mientras que otros postulan que el pasado es eso: pasado, y que la unión los hace más fuertes. Al resto, no le importa demasiado, y se acoge al dogma de "Virgencita que me quede como estoy", que aunque tiene poco de doctrina o fundamento sí es un principio bastante respetable.

Mi reto era mostrar una visión de la Escocia moderna, pero también explicar el porqué de viejos rencores. Y si eso lo aderezamos con una bonita historia de amor entre una chica de Barcelona y un escocés de las Highlands que toca el tambor como nadie, el resultado es una visión cercana y actual narrada a través de las vivencias de Lola, Berta y Rebeca, tres amigas que viajan a la nación celta persiguiendo un sueño.




9 comentarios:

  1. Seguro que te habrá salido un historia preciosa, comparto tu opinión sobre Escocia y los escoceses, es un país increíble al que ir una y otra vez. Te deseo mucho éxito con esta nueva aventura y espero que la travesía te sea favorable. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por los buenos deseos, Bea. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Acabo de terminar tu libro y me ha encantado.también te digo que no te hubiese perdonado un final distinto...aunque me hiciste dudar varias veces durante la lectura ..
    Ahora tengo unas ganas horribles de ir a Escocia.yo soy gallega y como con Asturias,hay muchas similitudes culturales,a ver si algún día puedo visitar la tierra de Kenzie.
    Un saludo
    Rocio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra muchísimo que te haya gustado, Rocío. Yo también prefiero los finales felices, estos pueden ser más o menos cerrados, pero que dejen siempre una sensación dulce en el lector.
      Escocia es un país impresionante en todos los sentidos. Es cierto que a los gallegos y asturianos su paisaje no nos resulta tan impactante porque es muy parecido al nuestro, pero merece la pena visitarlo. Un abrazo.

      Eliminar
  3. El libro me ha gustado, pero como catalana me sentido menospreciada. En ningun momento te has planteado que en Barcelona se habla catalan y que tenemos una historia de guerras y muertos parecida a la Escocesa. La ultima frase del libro deja clara tu opinion sobre el secesionismo. Una lastima el libro podria ser mas redondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que, a pesar de todo, te haya gustado el libro. Por otro lado, historias de guerras y muertos las encontramos en todas partes. La batalla de Culloden, que se describe en el libro, fue un enfrentamiento de índole religiosa, no independentista. Hacer un paralelismo entre los dos lugares habría significado ofrecer un trasfondo político que habría gustado a unos y molestado a otros.
      El libro redondo no existe; lo que es redondo para ti es cuadrado para otra persona.
      Si hubiera mencionado que las tres chicas hablan catalán posiblemente habría tenido que escribir la novela en ese idioma para resultar coherente. La madre de Rebeca es gallega y Lola no es catalana...
      En cuanto a la última frase del libro, lo único que ofrece es un dato objetivo, no mi opinión personal sobre el secesionismo.

      Eliminar
  4. me gustó tu libro,saludos desde chile:)

    ResponderEliminar
  5. Lo estoy leyendo y me tiene picadicima, solo suspiro a cada palabra, párrafo, la verdad me a envuelto este libro en sus redes y ya quiero terminarlo, solo espero que el fina me complazca, porque estoy súper emocionada... Saludos... Excelente libro!!!

    ResponderEliminar